Seleccionar página

 

El día que nace La Omi es el mismo día que nace Matteo. Antes ella era Edith Pérez Amo y él estaba por venir. Ella —nacida en Alemania de padres emigrante granadino/vasca — es esposa, madre, empresaria y emprendedora. Jamás a por uvas; hasta que empezó a trabajar el vino. ¿Podéis adivinar cuál era su sueño? Nunca fue crear un vino. Era tener un nieto.

En el momento en el que le dicen que va a ser abuela le pide a su hija que lo bauticen Matteo.

— Pero mamá, ¿qué nombre es ese?

— Matteo. Escrito con dos tes. Porque cuando vea a un Mateo por la calle sabré que no hay otro igual, que nuestro Matteo es único. Como a Edith nadie le dice que no, convenció hasta al yerno. “Hay suegras que son brujas. Esta es una bruja que además es suegra”, se reía al aceptar un nombre tan estrafalario para su propio hijo.

Cuando nace el pequeño Matteo le trae a Edith un nuevo título debajo del brazo: el de “La Omi” (la abu en alemán). Ella, desbordada y nerviosa, quiere brindar. Con vino, con su alma y con su imaginación. Lo tercero pesa más y, para conseguirlo, ahora sí, decide crear un vino.

— Destaco su cuerpo, su tonalidad te deslumbra. ¡Es elegante!  Su poso en la boca dura, por lo menos, cuarenta segundos.

— ¡Nacho Guerras, óyeme!, Le gritaba a media palma de la cara a su amigo y socio.

— Gracias por ayudarme a hacer realidad este proyecto. Nacho respiraba profundo.

— Mateos… Es el apellido de mi abuela materna. Siempre lo llevo, siempre lo siento. Tú, que eres la Omi, te ha traído mi abuela para que saquemos este vino.

Hay quien dice que este milagro estaba escrito. Otros opinan que es obra de la bodega en La Seca, Valladolid, donde escogen minuciosamente las uvas hasta lograr un 100% verdejo imposible de olvidar. Un Rueda siempre funciona. Con todo, lo único seguro es que este sabor ha venido para quedarse. Mucho más que cuarenta segundos en tu boca.

Así que si nos preguntas por la historia de Matteo, hemos de comunicarte que no es nada de lo que acabas de leer. La historia de Matteo está por escribir. Porque lo bebido y lo vivido es pasado. Mientras que este vino es futuro.

 

MaTTeo. Pero con dos tes. Para que sepas que no hay otro igual. Que es tan único como nuestro futuro.

MATTEO es futuro.

Vino en modo superlativo. Esencialismo puro de la uva. Características de mucho nivel. Tiene que ser el vino blanco de cabecera de todas las comidas y cenas ya no solo en Navidades, sino todo el año. Majestuoso.

Antonio Q.

Notable MUY alto para un vino que sorprende en boca. Profesional y con carácter. Una iniciativa muy interesante con una bonita  historia detrás.

Salud y éxito para Matteo.

Carolina F.

Me ha sorprendido el buen tomar que tiene. En casa a todo el mundo le ha parecido el mejor vino blanco que han probado. Estoy convencida de que será dentro de nada una propuesta a tener en cuenta en todas las celebraciones.

Mar A.

Enhorabuena por hacer realidad una historia tan bonita.  Valoro mucho la calidad del producto y por supuesto el esfuerzo para ponerlo en marcha. Ahora siempre que salgo a comer / cenar pregunto si tienen Matteo con 2 T´s 

Jose Mª B.

5 + 12 =